+ info: juanmal_madriz@yahoo.es

8.2.12

Pues una triste noticia en el mundo de la fotografía se ha producido hace escasas horas, la muerte del chileno Sergio Larraín.

Pego el artículo aparecido en el periódico chileno "La Tercera" sobre su fallecimiento y un vídeo de 2009 donde el sobrino de Sergio Larraín lee la carta que su tío le envío en 1982 al enterarse de que quería ser fotógrafo.

Fallece Sergio Larraín, el mítico fotógrafo chileno que renunció al mundo.

El fotógrafo chileno Sergio Larraín, reconocido por su trabajo en la agencia Magnum en la década del 60', y considerado el más relevante de la historia en el país, falleció hoy en Ovalle a los 81 años.

Larraín es considerado un mito viviente del arte fotográfico, y su serie sobre Valparaíso, fue sindicada como el mejor retrato que se ha hecho del puerto. Nacido en 1931 en Santiago, Larraín comenzó a trabajar en fotografía en 1949, y desde temprano tuvo especial inclinación por la estética de la pobreza y la marginalidad, como lo atestigua su trabajo con los niños que vivían a orillas el Río Mapocho.

Este trabajo lo realizó a pedido del Hogar de Cristo y lo consagró internacionalmente. El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa), le compra un par de fotografías, y luego se fue becado por el British Council a Inglaterra. Su trabajo hecho en Londres llegó a manos del mítico fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson, quien lo unió a la agencia Magnum, la más importante del mundo y que fue creada por Robert Capa, entre otros. Esa serie, titulada Londres, fue editado recién en 1998 y es considerado uno de los fotorreportajes más importantes de las últimas décadas.

Posteriormente, su trabajo en París fue publicado en revistas como Paris Match y Life, entre otras, y despertó la admración del escritor argentino Julio Cortázar. También trabajó en esos años en un libro de Pablo Neruda sobre su casa de Isla Negra, y en 1963 editó el libro El rectángulo en la mano.

El mito poco a poco se apoderó de su vida y su trabajo. Durante una sesión en las afueras de la Iglesia de Notre Dame, en París, Larraín capturó una escena imprevista, del que sólo se dio cuenta al revelar el material. Este hecho llegó a oídos de Cortazar, quien escribió el famoso cuento Las babas de diablo inspirado en este episodio de Larraín. Posteriormente, fue el cineasta Micheangelo Antonioni quien inmortalió el episodio en el filme Blow up (1968), una de las cintas más célebres de la historia del cine.

Fue en estos años, a fines de los 60', que Larraín comenzó su retiro. Fui influido por el boliviano Oscar Ichazo, quien lo introdujo en el misticismo oriental, se alejó de la fotografía y se sumergió de lleno en la meditación y el estudio de las culturas filosófico-místicas orientales, abandonando París. Siguiendo a Ichazo, se radicó en el Valle de Azapa, al interior de Arica, donde practicó yoga. Luego se instaló en El Arrayán, y posteriormente, a fines de los 70', se instaló definitivamente en Tulahuén, provincia del Limarí, al interior de Ovalle.

En este período, no aceptó entrevistas y rara vez fue fotografiado. Esta reclusión alimmentó el mito en torno a su persona, como lo corrobora el escritor y periodista chileno Marcelo Simonetti, quien publicó el 2009 la novela El fotógrafo de Dios, donde interpone una ficción en torno a la existencia de Larraín. Simonetti, en su libro, aventura una posible explicación para su autoexilio: huyó luego de una amenaza de la mafia siciliana. Nada de esto fue comprobado.


Según informa el diario Ovallehoy.cl, Larraín falleció a las 9 de la mañana de hoy, en su domicilio de Ovalle, y sus funerales se realizará el jueves en la localidad de Tulahuén, un poblado cerca del Valle del Limarí, donde vivió algunos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada