+ info: juanmal_madriz@yahoo.es

20.3.11

Entrevista a Willian Klein rescatada del diario El País con motivo de su exposición antológica en la edición de 2005 de Photoespaña.

© Willian Klein
Pregunta. Usted ha dicho que hace fotos de gente a la que no se atrevería a mirar a los ojos.

Respuesta. Es cierto. Pero lo más hermoso y singular en las personas es la mirada. Lo que pasa es que en Nueva York la gente no mira a los ojos. Eso te puede causar problemas. Cuando era niño y paseaba por un barrio que no era el mío, y eso era como viajar a un país extranjero, la gente se molestaba si los mirabas. Encontré varias formas de lidiar con eso. Una fue el tabaco. Pedía fuego y así distraía su atención. Otra era hacerme el tonto. Eso siempre funciona, evitas peleas.

P. ¿Por qué dejó de hacer fotografías?

R. He trabajado por rachas. He hecho lo que tenía que hacer, pero no he sido muy constante. Nueva York fue un libro autobiográfico. Muy impulsivo. Era mi manera de utilizar la fotografía para hablar de lo que siempre quise hablar. Se decían tantas tonterías sobre Nueva York. Es una ciudad trágica y yo quería mostrar mi rabia. Es una ciudad incómoda, sucia. ¡La Gran Manzana! ¡Tonterías!

P. ¿No siente empatía por las personas que fotografía?

R. La gente me hace reír. Yo llevaba mucho tiempo viviendo en París y cuando fui a Nueva York, les miraba de otra manera.

P. ¿Se puede afirmar que la calle ya no le interesa tanto?

R. Hay ciudades que no cambian. Nueva York no cambia. Madrid no cambia. París y Barcelona han cambiado. Tantos barrios enteros nuevos...

P. Y después de tantos años viviendo en París, ¿es más francés que americano?

R. No. Yo soy muy americano.

P. Leí en una entrevista que usted sugería al gobierno francés que invadiera Estados Unidos.

R. ¿Lo leyó en ese librito tan curioso sobre mi?

P. Sí. Lo llevo aquí.

R. Déjeme verlo. [Klein lo abre, estampa su firma sin preguntar en la primera página y lo devuelve con una carcajada]. Bueno yo creo que América es más peligrosa que Corea del Norte. América sí que tiene armas de destrucción masiva. Así que deberían lanzar un ataque preventivo contra ellos. Mire, las personas más críticas que conozco con América son americanas. Cien por cien americanos, como Michael Moore, Noam Chomsky o Gore Vidal. No conozco a nadie más crítico ni más americano que Gore Vidal.

P. Susan Sontag escribió en su libro Sobre fotografía que el fotógrafo es de alguna manera un ladrón de almas.

R. Eso no se lo inventó Susan Sontag. Recuerdo que en Marruecos me bajé en un mercado a hacer fotos. Empezaron a tirarme piedras. El fotógrafo les roba el alma, allí es una vieja creencia. En mi película ¿Quién es usted, Polly Magoo? hay una entrevista con una modelo. Ella dice que cada vez que le hacen fotos roban una parte de ella. Hay algo de cierto en esto. Pero en América es todo lo contrario. Ya sabe la famosa frase de Andy Warhol: "¡Todo vale por un segundo de celebridad!". Yo también entrego algo de mí cuando hago una fotografía. Susan Sontag era una mujer brillante pero sus teorías sobre fotografía no son interesantes.

P. ¿Y qué teorías le interesan?

R. Me gusta lo que escribe Del Pierre, un editor francés que fue director del Centro Nacional de Fotografía. Y Martín Parr, es muy bueno. Roland Barthes escribió en La cámara lúcida: nota sobre la fotografía sobre dos fotografías mías. Una es de Moscú, hay ocho personas. Son ocho personajes en busca de una fotografía, como Pirandello. La interpretación de una fotografía no es fácil. Escribí una larga respuesta a Barthes porque él mantiene la teoría del puntum, de que hay un centro, un punto de atención en cada fotografía. Yo creo que él ve sus obsesiones en las fotografías. Y eso no tiene nada que ver con la intención del fotógrafo. Pero él al menos ve cosas en las fotografías. Y eso es mucho. La gente normalmente no ve nada.

P. Pero, ¿qué debe tener una buena fotografía?

R. Un punto de vista. Ese muro de ahí [Klein señala a una pared blanca], con esa chica reclinada, a lo mejor le interesa a su novio pero nada más. El fotógrafo debe mostrar un mundo, una cultura. El fotógrafo es ojo, cerebro e intención. Martin Parr ha hecho una serie sobre algo tan obvio como encontrar sitio para dejar el coche y ha logrado contar algo sobre nuestro mundo. Todos vemos cosas pero el fotógrafo debe reparar en lo que significan y así obligar a mirarlas de otra manera. Todo se fotografía millones de veces...

P. Todo el mundo hace fotos.

R. Sí. Fotografío, luego existo. Es una locura. Antes era casi un servicio público. Hoy es muy banal.

P. ¿Por qué le gusta tanto fotografiar manifestaciones?

R. Es que en las manifestaciones la gente está más disponible. No les importa que les vean. Además, son grupos en movimiento. En ésa, por ejemplo [señala una imagen de la serie Nueva York], toda esa gente mira a diferentes lugares. Todos menos uno. Ese de ahí me ha visto y por eso mira a todas los demás. Es como un happening. Todo funciona porque nadie se mira. Cada uno a lo suyo. Menos uno, que me descubre. Forma parte de la composición.

P. En esta exposición hay una serie de fotografías inéditas que tomó usted en Madrid en los años cincuenta.

R. Yo estaba trabajando para una película, Alejandro Magno, en unos estudios de Madrid. Me llevaron a los toros un fin de semana que tenía libre y me llevé la cámara conmigo. No recuerdo mucho más, ha pasado mucho tiempo... Pero no me pregunte más y dígame, ¿cuál prefiere? ¿Cuál diría que es más Madrid?

William Klein según Willian Klein

© Óscar L. Tejeda
"Preparados, apuntar, disparar. A propósito. Por casualidad. Disparar. El riesgo. No es pintar: componer, añadir, sustraer, cambiar. Pero sólo un golpe. Todo o nada. Bang, estás muerto. O vivo. No dejes nunca de reflexionar. Es asombrosamente raro uno que logra estar 15 segundos sin pensar en sí mismo. Constante. Normal. Absorto en hacer fotografías: tu reflejo en una muchedumbre. En uno ojo de plata. Reflejo. Reflexión. Clic. Te viene de la cabeza. La suma de lo que ves, crees ver, recuerdos, proyectos. Asesinar la vida. Todos los capullos de rosa se abren, es como apretar el gatillo. Indicios. Jeroglíficos. Llaves. Calculadoras de bolsillo, cada pulsador con su bip, su circuito. Raíz cuadrada instantánea, memoria. Dejà vu. Jamais vu. Revu. Posvisión. Previsión. Japoneses a carretadas hacen fotografías del palacio. Prueba. Celebración. Han estado aquí. Están vivos. Fotografían, luego existen. Vine, vi, triunfé. Veni, vidi, vici = fotografiar. Instinto de reproducción. Reproduce un mundo. Tu mundo. Su signo sobre ti. Deja tu signo. Quieto. No te muevas. Muévete. Sé natural. Una mirada, un gesto y un icono. Un microcosmos. Cada fotografía. Una célula. Suelta, dispara. Disparado, alcanzado. Caza. Cazado. De caza. De crucero. En desarrollo. Flashback. Disparo en francés = coup. Relámpago, rayo = foudre. Coup de foudre = flechazo. Lo sabes. Todo de una vez. Un hombre que se ahoga vuelve a ver toda su vida. Imagen. Imagina. Hacer fotografías = buscar el coup de foudre. ¿Cuántas veces puede alcanzar el rayo?".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada